Valdo, sobre su gol histórico en Villarreal: "En aquel equipo, nos partíamos la cara por el otro"

Valdo, sobre su gol histórico en Villarreal: "En aquel equipo, nos partíamos la cara por el otro"

CARLOS AYATS / LA ENTREVISTA

Hijo de caboverdianos que emigraron a León para trabajar en las minas de carbón, Valmiro Lopes Rocha nació en Villablino el 23 de abril de 1981. Tras coquetear con el fútbol sala, empezó a jugar al fútbol en el Pozuelo de Alarcón. En edad juvenil llamó la atención del Real Madrid, que rápidamente se hizo con sus servicios y con cuyo primer equipo debutaría el 6 de octubre de 2001 (victoria por 2-0 ante el Athletic). Solo disputó 4 choques con el primer equipo blanco, pero 2 de ellos (Lokomotiv y Panathinaikos) en la que acabaría siendo la novena Copa de Europa del Real Madrid.

En julio de 2007, Osasuna pagó 1,8 millones por él. En Pamplona, estaría 4 temporadas en las que rayó a gran nivel. Después, dos años en el Espanyol y uno en el Málaga fueron el preludio a su llegada a Orriols, donde se ganaría el corazón del levantinismo gracias a su clase, su velocidad, su definición y un talento que, posteriormente, el mundo del fútbol se perdería tras su fichaje por el Atlante mexicano, donde Lavolpe se encargó de amargarle la vida. 6 meses después de cruzar el charco, el Levante le abrió de nuevo las puertas como cedido, pero ya no fue lo mismo.

Hoy, a sus 36 años, y tras numerosas aventuras futbolísticas (Grecia, India…), Valdo disfruta del fútbol en el Peña Sport de Tafalla, de Segunda B. El sábado, marcó su segundo gol con los navarros a pocos días de, seguramente, iniciar un nuevo periplo futbolístico fuera de España. Ha estado en mil batallas, pero al Eddie Murphy del fútbol español se le ilumina el rostro cuando recuerda su etapa en el mejor Levante de todos los tiempos. Sin aquel inolvidable gol en El Madrigal, con el equipo en descenso, quién sabe dónde estaría hoy el decano del fútbol valenciano…

-Un honor saludarle de nuevo…

-(sonríe, cómo no) Muchas gracias, Carlos.

-Y felicidades por su gol, que ya he visto que marcó este fin de semana. ¿Cómo se explica que lleven 8 jornadas sin perder tras caer en 12 de las 13 primeras?

-Gracias de nuevo. Sí, bueno, lo que pasó al principio es que tenemos a muchos jugadores muy jóvenes, sin experiencia en la categoría. Sabíamos que iba a costar y así ha sido. Pero ahora ya estamos compitiendo mejor, sobre todo en la parte defensiva, que en esta categoría, si cometes fallos atrás, es muy complicado luego darle la vuelta a los partidos. Y en eso estamos mejorando mucho, y se nota.

-Por curiosidad, ¿cómo ha acabado en Tafalla?

-Pues nada, que estaba en Navarra en pretemporada y empecé a entrenar con ellos para poder llegar en forma a otro equipo cuando firmase. Luego se fue alargando la cosa y al final, lo que tenía casi cerrado se rompió a última hora. Entonces, ellos hablaron conmigo y me dieron la oportunidad de estar compitiendo hasta este mes de enero, para poder competir desde el inicio allá dónde vaya.

-Vamos, que ya tiene otra vez las maletas hechas…

-Bueno. No está claro todavía, pero sí estoy viendo opciones y vamos a ver si surge algo interesante. Si no, seguiré aquí y luego ya miraré en verano.

-Otra vez fuera de España, imagino.

-Sí, en principio sí. Es la opción que estoy barajando.

-¿A algún país que le falta?

-(ríe) Sí, sí, algún país lejano me falta aún… Bueno, surgió primero lo de México y luego han ido saliendo cosas. Desde el principio, siempre tuve la idea de probar diferentes ligas y así se ha ido dando todo. Unas veces aciertas, otras te equivocas, pero bueno… siempre asumiendo las consecuencias.

-¿Se arrepiente de haberse ido a México o el problema fue cruzarte con Lavolpe?

-Sí, el mayor problema fue cruzarme con él, pero bueno… Arrepentirme no me arrepiento, pero una vez ya ha pasado el tiempo, sé que fue una decisión equivocada. De todo se aprende. No se puede hacer nada y hay que seguir para adelante.

-Bueno, a todo esto yo le llamaba porque el sábado vamos a Villarreal, donde hace mucho tiempo ya, el 5 de febrero de 2011, un gol suyo nos dio una victoria fundamental para iniciar aquella remontada histórica que valió una permanencia celebradísima… ¿se acuerda?

-Sí, sí me acuerdo, sí me acuerdo… Llegábamos en una situación complicada para nosotros, pero se veía que había un gran grupo y que, en cuanto encarrilásemos un par de victorias podíamos salir de ahí. Y así fue. Aquel triunfo nos dio muchísima moral para llegar al final de Liga como llegamos…

-Le juro que aún recuerdo mi sensación, como si se el tiempo fuese muy despacio, pensando ‘¡remata, remata!’, y como si no fuera a hacerlo nunca…

-(ríe) Sí, sí… Creo que fue un saque de banda en campo propio, el balón le llega a Xisco Muñoz, que la tira en largo a la espalda de la defensa… y bueno, yo me giro y veo que hay un gran hueco, que si llego rápido me quedo mano a mano con el portero… En esa carrera con Marchena me escapo con bastante ventaja y me quedo frente a Diego López, se la toco a un lado y cuando yo pensaba que me iba a hacer falta, lo que acarreaba su expulsión, me toca un poquito, pero me deja pasar… Entonces yo lo que tengo que hacer es simplemente tocarla… Sí que es verdad que el balón me bota un poquito y casi se me va arriba, pero al querer asegurarlo tanto no se me fue… Menos mal que quise asegurar mucho el toque… Tenía la portería vacía, pero un mal bote me podía haber hecho fallar. Esa precaución me hizo que al final entrase el balón arriba…

-Veo que se acuerda bien…

-Sí. Era un partido importante, un derbi, ante un equipo fuerte y en la situación en la que estábamos… De una victoria tan importante, y con lo que conllevó después, sí que te acuerdas.

-¿Vimos al mejor Valdo en el Osasuna o en el Levante?

-Sinceramente, creo que en ambos. En Osasuna era al inicio de mi carrera en Primera, pero sinceramente, donde más disfruté jugando al fútbol fue en el Levante, porque ya estaba más maduro, y controlaba mejor todos los aspectos del partido. Sabía mucho más cómo aprovechar mis virtudes y manejar al defensa que me marcaba. En Osasuna también di un muy buen nivel, pero con más altibajos. En el Levante fui más regular.

-¿Mantiene contacto con la gente de aquella época?

-Sí, sí, con varios excompañeros, algún directivo, con utilleros, fisios…

-¿Qué tenía aquel equipo para ser tan especial?

-La unión que de verdad había. El ambiente era espectacular, y luego sabíamos a lo que jugábamos, nuestras virtudes, nuestros defectos… Cada uno nos partíamos la cara por el otro, y eso al final, en equipos así ayuda a salir de situaciones difíciles, e incluso a pelear con los grandes como se dio después…

-Bien lo sabe usted, también titular en aquel histórico 0-3 que le valió al Levante el primer y hasta la fecha único liderato en solitario de su historia. Dijo Juanlu aquella noche que aquello era “irrepetible”, ¿qué siente al mirar atrás en el tiempo y recordar aquel momento?

-Aquello vino del año anterior. Acabamos muy bien la Liga, luego, en el tercer partido, le ganamos al Madrid… Se firmó bastante bien también y eso nos ayudó. Recuerdo que todo el mundo decía que al final íbamos a pinchar y estuvimos ahí hasta el final. La lástima fue no poder utilizar a Arouna las últimas jornadas. La historia hubiera sido muy diferente en el caso de que hubiéramos podido contar con él…

-No sé si sabe que ahora mismo el Levante está intentando volver a fichar al que, para muchos, ha sido el mejor delantero de su historia…

-Sí, lo sé, lo sé. Y bueno, solo hay que ver los números que hizo para saber de lo que es capaz. Y ahora mismo, con lo que está el Levante sufriendo en ese aspecto, si él puede darle un plus para estar más holgado con respecto al descenso, mejor.

-Sigue al equipo, por lo que veo.

-Sí, sí, por supuesto. Claro que lo sigo. Yo soy un granota más desde la distancia, animando, atento a todo lo que pasa con el equipo y transmitiéndole todo lo positivo que puedo desde allí donde me encuentre.

-Aquí preocupa verse tan abajo…

-Bueno, el equipo empezó muy bien, y se ha ido diluyendo. Creo que ha habido partidos en los que no ha habido fortuna y el equipo merece estar mucho más arriba. En cuanto se consiga una victoria que rompa esta mala racha y se encadene una segunda… Con dos resultados positivos cambiaría mucho la perspectiva y se podría volver a ver al Levante de principio de Liga.

-Acabamos con un par de clásicas. Su mejor recuerdo como granota.

-Uff.. Hay muchos. En el vestuario, los compañeros, lo bien que lo pasábamos entrenando, esos momentos de comidas… Y luego, en el campo, ponernos líderes, la clasificación europea… Y disputar la Europa League, por supuesto.

-¿Y el peor?

-¿El peor? (se queda pensando unos segundos) El peor… (le cuesta). Bueno, diría que las lesiones.

-Pues muchas gracias, Valdo. De verdad, un placer recordar aquellos momentos y muchas gracias por ese regalo que le hicieron a todo el levantinismo. Gracias a aquel equipo, algunos pudimos hacer que jamás habíamos imaginado: narrar al Levante en Europa. Así que, de verdad, gracias por hacerlo posible.

-De nada, Carlos. Ojalá se repita. Ahora, a conseguir la permanencia y luego, hay gente joven que cuando coja peso en la categoría va a dar que hablar en los próximos años. Además, con Tito, que conoce bien el mercado, el equipo irá para arriba, seguro.

-Gracias de nuevo, genio.

-De nada. Ha sido un placer.

Imagen: Levante UD