Rediseñar la memoria (BM Elche Vulcanizados Alberola - Levante UD BM Marni, sábado, 18:00 h)

Rediseñar la memoria (BM Elche Vulcanizados Alberola - Levante UD BM Marni, sábado, 18:00 h)

MIGUEL NARANJO / LA PREVIA

El Marni hasta hace 5 jornadas era claro candidato a jugar la promoción de ascenso. Estaba situado a tan solo 2 puntos del segundo puesto sin que el dato haya trascendido a la sensación de sección gloriosa del club, donde cualquier actuación digna de elogio del futsal -por ejemplo- se celebra con un entusiasmo sobreactuado, y también merecido.

Si comienzo con semejante obviedad es para poner en perspectiva la situación del Levante BM Marni en la Liga (sexto clasificado). Y, de paso, la situación de Vicente Font (presidente), Juan Ángel Perdigón (entrenador) y todos los jugadores encabezados por su capitán, David García, la mayoría de ellos criados desde pequeños en Orriols y que desde el año pasado no pagan la cuota de la escuela (han leído bien, este es el primer año que no pagan por jugar). A buen seguro que  todos ellos sufren estas últimas semanas lo que podríamos denominar un reproche acumulado. La sensación de lo que pudo haber sido, el despertar de un sueño, el fue bonito mientras duró. Frustración es la palabra, si todavía la están buscando.

¿Orgullo o decepción?

No se puede negar que es una decepción entregar la Liga cuando todavía quedaban varios partidos para la conclusión de la misma. Pero es un fracaso concreto que exige alejarse 2 pasos para observar mejor. Lo que le ocurre al Marni, ese desfondamiento mental antes que físico, es consecuencia directa de las expectativas creadas en torno al equipo. A cualquier éxito extraordinario le sucede un desvanecimiento que siempre nos parece inexplicable y que, sin embargo, es tan natural como un empacho de ostras o como el sueño que sobreviene después de una comida copiosa. Tanto el cuerpo como la mente necesitan treguas. Fijado el entorno, la clasificación actual del  los azulgrana no es un fiasco, sino un traspié razonable.

Lo normal, y lo dicta la experiencia, es que el Levante remonte el vuelo el año que viene, estimulado, en gran medida, por la experiencia de este año. Nada motiva tanto a un deportista como el deseo de venganza. Tampoco estaría demás que el club (con su presidente Quico Catalán a la cabeza) diera un paso al frente y demostrará que le interesa la sección de balonmano. Y, cuidado, no hablo de dinero sino de gestos. Un beso o una caricia que no se espera, a veces, se valora más que una joya comprada a base de talonario.

La imagen que muestra el Marni, a 7 puntos del segundo, es una foto rasgada. En el otro pedazo aparecen los valores, la honestidad y la defensa altruista del escudo (no me cansare de repetirlo). En ambos, hay un equipo que se ha ganado el derecho a fallar y un  entrenador, presidente y resto de gente que forma el Marni, que han dignificado a la institución con señorío. Olvidarlo no nos convierte en unos simples aficionados resultadistas, peor aún: nos transforma en el pez sin memoria de las películas de Nemo.

Mañana partido sin nada en juego

Si continúan leyendo y no han desistido todavía de lo que este humilde redactor ha querido transmitir, sepan que el Levante UD BM Marni visita mañana sábado al BM Elche Vulcanizados Alberola (séptimo clasificado a un punto de los nuestros) en un partido que dará comienzo a las 18:00 horas.

Los azulgrana quieren romper la racha de 5 partidos sin conseguir la victoria y los ilicitanos buscarán ascender un puesto en la clasificación. Ninguno de los dos tienen nada en juego, pero seguro que uno de ellos pondrá toda la carne en el asador para volver a la senda de la victoria. Además, y el pecado no es menor, lo harán sonriendo, demostrando una vez más las ganas por jugar al deporte que les apasiona, la ilusión por defender el escudo de su equipo. Conviene recordarlo para cuando, desde las alturas veamos el valle, entonces, nos sentiremos más orgullosos de lo conseguido.

Imagen: Levante UD