Oficialmente deprimidos (1-0)

Oficialmente deprimidos (1-0)

PEÑÍSCOLA REHABMEDIC (1): Molina, Bagatini, Carlinhos, Míchel y Juan Emilio -5 inicial-. También jugaron Lucas Bolo, Terry y Orzáez.

LEVANTE UD FS (0): Prieto, Lucho, Márquez, Antoñito y Buendía -5 inicial-. También jugaron Cecilio, Javi Sena, Pizarro y Jorge Santos.

PABELLÓN: Municipal de Peñíscola. 200 espectadores.

ÁRBITROS: García Donas y Moreno Millán. Amonestaron a Prieto (5′), Míchel (15′), Pizarro (19′), Bagatini (28), Buendía (30′) y Javi Sena (30′).

GOL: 1-0, Terry, de penalti (24′).

REDACCIÓN / LA CRÓNICA

No pudo ser. Desde el principio, el destino dijo no, y ha sido no. El ilusionante inicio de campeonato, goleada en Canarias y liderato incluidos, ha sido finalmente contraproducente. Jornada a jornada, cada sueño fue escapándose entre las manos de los de David Madrid.

Primero, la participación en la Copa. Y finalmente, la que hubiera sido, también, la primera clasificación de la historia del club para la lucha por el título, porque con la derrota de esta tarde en Peñíscola, el Levante UD FS ha certificado el adiós matemático a una aspiración que ya desde hace varias jornadas era más bien una utopía.

Molina, héroe local

Tirando de orgullo, los granotas saltaron al Municipal de Peñíscola dispuestos a lograr una victoria honrosa, pensando más en una clasificación final digna que en cualquier otra cosa, pero se encontraron con Molina, guardameta local, que acabó consagrándose como el héroe del partido.

Las llegadas granotas se sucedían, pero ni Jorge Santos, ni Márquez ni Cecilio, con una chilena espectacular, lograron batir a Molina, aliado con la madera en el primero de los casos. A medida que avanzaba el encuentro, la figura del portero local crecía, y el fantasma de un nuevo golpe aparecía en las mentes de un equipo levantinista que, quizás, ha cometido el error de mirar siempre más el objetivo final que el partido a partido.

Tras el descanso, el ritmo no bajó, y las ocasiones siguieron sucediéndose en ambas porterías hasta que, en el 24′, Terry, de penalti, hacía el a la postre único gol del partido. Con el marcador en contra, Cecilio cogió la bandera, pero no era el día de los granotas, ni siquiera de su bravo pichichi.

De ahí al final, el Levante UD FS siguió buscando el empate, y el palo, a un minuto del final, devolvió un remate de Márquez. La victoria, finalmente, se ha quedado en Peñíscola, donde vale además una permanencia matemática. Enhorabuena a los castellonenses, que pueden dedicarse a disfrutar unas 2 últimas jornadas que aún se harán largas para un Levante UD FS ya oficialmente deprimido.

Imagen: @LNFS