La verdad del contrato de Róber Pier

La verdad del contrato de Róber Pier

CARLOS AYATS / VALENCIA

Róber Pier no tiene ninguna cláusula en su contrato de cesión por la que deje de pertenecer al Deportivo de la Coruña con motivo del descenso a Segunda División del club gallego. Esta teoría, que ha circulado como la pólvora en los últimos días, es rotunda y absolutamente falsa, tal y como ha podido confirmar SINTREGUA.ES.

Lo que sí existe en el citado contrato es una opción preferente en el caso de que el Dépor tenga una oferta de un tercer club para hacerse con el jugador. En este caso, el Levante UD tiene 48 horas para igualarla y hacerse con los derechos del futbolista, siempre que el club gallego decidiese prescindir de él.

En el caso de que el Dépor procediese a vender al jugador sin darle esta opción estipulada por contrato al Levante, el club que preside Quico Catalán pasaría a tener automáticamente un porcentaje sobre el ingreso en caso de venta del jugador durante los 2 años siguientes.

Decidirá el jugador

Así las cosas, la decisión está principalmente en manos del jugador, que tiene contrato con el Dépor hasta el 30 de junio de 2020. En los últimos días, el riesgo de irse a jugar a Segunda, no ascender, o incluso la opción de poder no contar para el futuro entrenador, parecen estar acercando al Levante a un Róber que tiene ya la confianza de Paco López.

El técnico granota, que ya ha hablado con el jugador y le ha hecho saber que quiere tenerlo el año que viene a sus órdenes, no se andó con rodeos ayer al ser preguntado en rueda de prensa por si le gustaría contar con el gallego, además de con Coke, Cabaco y Lukic. “Sí”, fue su respuesta. Clara, directa y contundente.

Los peligros, para el Levante son principalmente 3, el deportivismo del jugador (criado en la cantera blanquiazul), la presencia de un Carmelo del Pozo que tampoco se esconde en cuanto a su deseo de contar con Róber (“estuve todo el verano pasado detrás de él, es fácil saber lo que pienso a ese respecto”, afirmó en su presentación) y, por supuesto, su vínculo contractual hasta 2020.

En el decano valenciano son conscientes de que la operación es complicada, pero tienen claro que van a ir a por ella si el jugador, como parece estar haciendo en los últimos días, se decanta por seguir en Primera con el club que, en todo momento, ha creído y apostado por el de Oleiros: el Levante UD.