Iván Villar no puede jugar por contrato en Vigo y se irá del Levante sin debutar

Iván Villar no puede jugar por contrato en Vigo y se irá del Levante sin debutar

CARLOS AYATS / VALENCIA

Iván Villar, el guardameta cedido por el Celta de Vigo al Levante el pasado 25 de enero para cubrir la lesión de cadera de Raúl Fernández, se marchará del decano valenciano sin haber disputado un  solo minuto. Y es que el portero gallego (Aldán, 9-7-1997) tiene incluida en su contrato la denominada cláusula del miedo, que impide a los futbolistas cedidos enfrentarse a los equipos poseedores de sus derechos.

En total, Villar ha entrado en 4 convocatorias –Anoeta, Éibar en casa, Montilivi y este fin de semana, ante el Barça-, pero no ha tenido la oportunidad de estrenarse. El hambre de triunfos de un Paco López lanzado desde su llegada y con su renovación pendiente hasta hace unos días, y el buen momento bajo palos de Oier han cerrado las puertas a un guardameta que aterrizó en Valencia buscando la oportunidad que el pasado verano le negó Unzué en el primer equipo vigués.

Villar, que se negó a jugar con el filial e hizo uso de su opción contractual para formar parte de la primera plantilla gallega, se pasó en blanco toda la primera parte de la temporada, motivo que le empujó a buscar una oportunidad en el Levante. Así las cosas, transcurridos casi 4 meses desde su llegada, su experiencia en Primera sigue reduciéndose a un partido de Liga, el disputado defendiendo la portería del Celta en Mendizorroza el 14 de mayo de 2017, encuentro que finalizó con derrota viguesa por 3-1.

Imagen: Levante UD