El sueño de verano fue... Diego Costa

El sueño de verano fue... Diego Costa

CARLOS AYATS / VALENCIA

Diego Costa. El Lagarto. La auténtica bestia del gol. Ese fue el sueño de verano del Levante UD para convertir en temible a un ataque granota sensacionalmente completado por Morales, Ivi, Bardhi y compañía. Lesionado Roger hasta enero, y con el delantero hispanobrasileño sin poder jugar justo hasta ese mes con el Atlético de Madrid por la sanción de la UEFA, la jugada era perfecta.

Conocedor de la dificultad de la operación, el Levante se puso en contacto con el Atlético de Madrid, para que fuese este quien trasladase la propuesta al jugador, como hizo con Las Palmas y Vitolo, operación que sí cristalizó. El club que preside Enrique Cerezo valoró la opción, y se la hizo llegar al ex jugador del Chelsea, a quien el Atlético planteó a principios de junio una cesión al AC Milan que el conjunto rossonero no aceptó.

Posteriormente, Everton, Deportivo de la Coruña, Las Palmas (que intentó una segunda operación similar a la de Vitolo) y varios equipos chinos, además del Levante, trasladaron propuestas similares, pero finalmente el jugador, de acuerdo con el propio Atlético de Madrid, decidió quedarse cuatro meses alejado de los terrenos de juego hasta poder debutar con el conjunto colchonero, cosa que hará, previsiblemente, la primera semana de enero ante el Lleida tras dos meses machacado físicamente por el Profe Ortega.

El 19 de febrero de 2012, Costa conquistó el Templo

En caso de haber llegado a buen término la operación, no hubiera sido la primera vez que Costa pisase el césped del Ciutat de València, cosa que hizo por primera vez el 6 de diciembre de 2008, cuando militaba en las filas del Albacete, y vivió una épica batalla con Sergio Ballesteros de la que el Todopoderoso salió vencedor. Geijo (2) y Tena decidirían el choque para los granotas (3-1).

En diciembre de 2010 (Nano Rivas y Caicedo) y en mayo de 2014 (Filipe en propia puerta y Barral), el actual delantero del Atlético de Madrid sufriría sendas derrotas por 2-0 en el Templo con los colchoneros.

Entre medias, sin embargo, cedido al Rayo Vallecano, conquistaría el coliseo granota por primera vez (y única hasta la fecha) en febrero de 2012, marcándose un auténtico partidazo en la victoria por 3-5 de los vallecanos ante el Levante de JIM (con 1-1, marcaría dos goles consecutivos en el 61′ y el 62′).

En total, Costa y el Levante se han enfrentado un total de 8 veces hasta hoy, con un balance de 4 victorias y 4 derrotas para el hispanobrasileño, que hubiera sido la guinda perfecta al proyecto granota. No pudo ser.  Y nos lo volveremos a encontrar mediado el mes de abril, en la primera visita levantinista al Wanda Metropolitano. Allí, el sueño de verano intentará convertirse, como aquel 19 de febrero de 2012, en una pesadilla para el club que un día le quiso.

Imagen: @diegocosta