El Levante ya es pasado para Fahad

El Levante ya es pasado para Fahad

CARLOS AYATS / VALENCIA

Han transcurrido, apenas, 123 días desde que, el pasado 21 de enero, el Levante UD sorprendiera a propios y extraños con el fichaje de un auténtico desconocido: Fahad Al-Muwallad. De repente, todo el levantinismo se preguntó, con el equipo en caída libre, quién era el jugador con el que la directiva granota ‘reforzaba’ al equipo en busca de la permanencia en Primera División.

Pero pronto se supo que Fahad no era un fin en sí mismo, si no el medio para lograr 2’9 millones de euros para conseguir el resto de refuerzos. Porque al saudí no había que pagarle. Al contrario, por primera vez en la historia, fruto de un polémico acuerdo entre la Liga de Fútbol Profesional (LFP),  el gobierno de Arabia Saudí (a través de su General Sports Authority, su ministerio de deportes) y la Federación de Fútbol del país asiático, al Levante le pagaban, en principio, solo por que el jugador tuviese ficha y entrenase con el primer equipo granota.

Junto a él, llegaron a España 8 saudíes más, pero Fahad fue, sin duda, el que mayor atención mediática acaparó. No en vano, el Tigre de Jeddah era, y es, un ídolo de masas en su país, el autor del gol ante Japón que permitirá, al combinado árabe, disputar el mes que viene el Mundial de Rusia.

A Fahad le acompañó desde el principio un foco mediático gigantesco, auspiciado por una cuestionable gestión de las redes sociales oficiales del club, que promovieron una esperanzas que se tornaron en constantes insultos al Levante UD cada jornada que el saudí se quedaba fuera de la convocatoria (montajes de Muñiz ejecutado incluidos). Después llegó la tristeza de Fahad, su entrada en su primera convocatoria (Las Palmas), su polémico viaje y, finalmente, su debut en Butarque, ya con el equipo salvado y 0-3 en el marcador.

Pero hoy, 4 meses y 3 días después del anuncio de su cesión, Fahad ya piensa de nuevo como jugador del Al-Ittihad, con el que acordó antes de llegar a España su ampliación de contrato hasta 2022, vínculo que hoy ha oficializado con el nuevo presidente del club en un viaje relámpago (otro) de Suiza a Arabia.

“Gracias a Dios”, frase acompañada de un corazón, y una imagen de Fahad con la camiseta del Al-Ittihad a hombros de sus compañeros, es el símbolo en Instagram de su regreso, aunque aún quede (seguramente no por mucho tiempo) en su imagen de perfil la foto con la bufanda granota el día de su llegada a Valencia.

En Twitter (donde “Foudi“, como le bautizó un periodista en la sala de prensa de Butarque, no cambió nunca su foto de perfil con la camiseta del Al-Ittihad), posando con su agente y el presidente del club, Fahad afirma que hará todo lo posible “para lograr campeonatos y continuar las celebraciones”, con un corazón amarillo y otro negro, en referencia a los colores de su actual club.

Así pues, Fahad ya es historia en el Levante UD, gracias al que se convirtió en el primer jugador saudí en debutar en Primera División. 26 minutos totales entre Butarque y Balaídos, y ríos de tinta después, sus cientos de miles de seguidores ya pueden dejar de preguntarse Where is Fahad?. Porque Fahad, al fin para muchos, está ya en casa.