Campaña: "Ojalá los levantinistas vuelvan a ver pronto al Campaña del año pasado"

Campaña: "Ojalá los levantinistas vuelvan a ver pronto al Campaña del año pasado"

CARLOS AYATS / LA ENTREVISTA

Era la noche del sábado 17 de septiembre de 2016. El Levante acababa de perder en Córdoba su primer partido de la temporada. Allí, en una terracita junto al puente romano, nos sentamos un grupo de levantinistas temerosos de que el estelar inicio de campeonato hubiera sido un espejismo (así somos nosotros, enemigos del optimismo). Mientras aún esperábamos al camarero, dos hombres se pararon junto a nosotros y uno de ellos dijo: “¿Ustedes son del Levante?, ¿ustedes saben que se han llevado al mejor jugador que va a ver la Segunda División en años? No vean lo que nos duele al sevillismo haber perdido a José Campaña. Un genio, un maestro, el número 1. Háganme caso, el número 1…”.

Así estuvo el hombre más de 20 minutos. No es broma. Llegué a dudar si era familia, pero no. Era un enamorado del que a la postre sería nombrado, por segundo año consecutivo, mejor centrocampista de la categoría. Futbolista de talento excepcional, su exhibición del año pasado quedó grabada en la memoria de un levantinismo que cayó rendido a sus pies. Sin embargo, este año, El Maestro aún no ha encontrado su fútbol, y entre la grada cunde la preocupación. Hay ganas de volver a disfrutar del mejor Campaña, de celebrar sus goles, de quitarnos otra vez el sombrero ante su magia. Y qué mejor lugar que Mestalla para hacerlo…

-No puedo evitar empezar por su nuevo look, ¿el bigote es fruto de alguna apuesta?

-(sonríe) Bueno, nada, que he decidido dejármelo un poco más largo y ya está, pero no es una apuesta, no. Por cambiar. Decidí un día dejármelo y probar…

-¿Lee mucha prensa?

-Intento no hacerlo (ríe). Me gusta más leer cosas en prensa de compañeros, de amigos, que mías o de mi equipo. Prefiero evadirme de ello.

-Entonces no sé si sabrá que el Levante nunca ha ganado en partido oficial en Mestalla…

-No, no. No tenía ni idea del dato ese, pero bueno, siempre hay una primera vez, ¿no?

-Ojalá…

-Vamos a intentarlo, no lo dudes.

-¿Les llega la importancia que le da el levantinista a este partido?

-Pues mira, si te soy franco, menos que en la ida. Lo sentí más en la primera vuelta. Quizás al haber empezado los dos equipos fuertes, lo percibí más. Esta semana lo veo todo un poco más tranquilo, pero también es que he pisado poco la calle, entre entrenar en Buñol, que está un poco lejos y la gente no se acerca tanto como si estuviésemos en la ciudad, y el lío de la casa (está de mudanza)…

-En cualquier caso, esa tranquilidad se percibe en el equipo, que ha ganado en confianza tras el empate ante el Madrid…

-Está claro. Llevábamos mucho tiempo en que nos faltaba esa claridad jugando que tuvimos al principio. Pero empatarle al Dépor como lo hicimos para nosotros fue muy valioso, y luego, ante el Madrid, ponerte por detrás en el marcador y conseguir ante un equipo tan grande puntuar, nos ha devuelto la confianza. Y este equipo tiene mucho que dar. A pesar de la mala racha, siempre he pensado que tenemos un gran equipo, un gran grupo, y queda una segunda vuelta por delante para demostrarlo. Estos dos partidos nos han dado fuerza, y nos han hecho ver que equipos grandes como el Madrid no han sido capaces de ganarnos en toda la Liga.

-Si le soy sincero, yo pienso también que hay equipo para no estar sufriendo tanto…

-Somos muchos jugadores del año pasado, nos conocemos bastante bien y sabemos que, junto a los fichajes que han llegado, tanto en verano como en invierno, tenemos equipo para estar más arriba, o por lo menos para no estar sufriendo como lo estamos haciendo. Pero bueno, queda mucha Liga por delante y, trabajando como lo estamos haciendo, generando ocasiones… terminaremos yendo hacia arriba.

-El año pasado me lo pasé entero tuiteando ‘Campaña y 10 más’, y éste, los campañistas tenemos mucho contestatario, ¿por qué no estamos viendo a ese Campaña sensacional?, ¿está siendo el año más difícil de lo que esperaba?

-Bueno, las cosas son muy diferentes al año pasado. Es otra categoría, es la élite, y pese a ser la liga española, es otro fútbol diferente a la Segunda, con jugadores de mucha más calidad. El año pasado se vio que el equipo iba sobrado, y entonces todo suele ir bien. Este, que estamos sufriendo un poco más… A estas alturas, el año pasado llevaba varios goles, varias asistencias… y este pues… bueno, me está costando un poco más todo. Me encuentro bastante bien, pero bueno, todos los futbolistas atravesamos rachas mejores y otras en que estamos menos acertados. A nivel personal, está claro que puedo y debo dar más. Tengo que intentar aportar al equipo todo lo que tengo.

-¿Le han perjudicado las expectativas generadas por su gran temporada anterior, esa vitola de líder del equipo?

-No sé, el año pasado se decía que éramos el Barça o el Madrid de Segunda, y llegas a la élite y ya no lo eres. Eres un equipo humilde y modesto con el objetivo de salvarse, y es más difícil. Lo que sí que noto es que tengo la confianza de mis compañeros. Tampoco intento ser el líder del equipo, sino ayudarle dentro del campo, aportar mi granito de arena. Pero bueno, si el año pasado se me veía más de líder, sé que puedo volver a serlo.

-¿Qué ha supuesto Muñiz en su carrera?

-La verdad es que ha sido un entrenador muy importante para mí. Desde que firmó en el Alcorcón me demostró su plena confianza en mí y me hace sentir importante.  Y hasta hoy ha sido así. Siempre ha contado conmigo. Creo que también me lo he ganado con mi trabajo durante la semana y en los partidos. Gracias a él yo he vuelto a sentirme futbolista. Me dio lo que yo buscaba, que eran minutos y confianza. Si he sido un líder en algún momento ha sido porque él ha hecho que me sienta así. Para mí ha sido muy importante, porque yo había dado muchas vueltas, pero sin dirección ninguna.

-¿Le llama él directamente para venir al Levante, no?

-Sí, claro. Él, nada más firmar aquí, me llama. De hecho, había contactos previos entre Carmelo y mi representante, y cuando él firma, me llama y me vuelve a mostrar el mismo interés que había mostrado el año anterior estando en el Alcorcón. Yo había hecho un buen año a nivel individual allí, y también colectivamente había ido bien, por lo que es cierto que en ese momento estábamos mirando otras cosas, pero en cuanto recibí la llamada, no me lo pensé. Yo quería salir de Italia (estuvo cedido por la Sampdoria en el Oporto, y posteriormente, en el Alcorcón) y era la oportunidad. Supe que venía a un gran club, por más que hubiera tenido el desliz del descenso. Además, me presentaron un proyecto interesante y bueno, luego demostramos lo que era de verdad el Levante.

-En su trayectoria, como bien ha dicho antes, ‘ha dado muchas vueltas’ (en poco más de 3 años, Sevilla, Crystal Palace, Nüremberg, Sampdoria, Oporto, Alcorcón y Levante). Internacional en todas las inferiores de España, con un potencial enorme, debuta con 18 años en Primera con su Sevilla… y todo se tuerce. Se ha hablado de que si su entorno, que si le pusieron a Medel para intentar cuidarlo, ¿por qué, realmente, no triunfa Campaña en el equipo de su corazón, que es donde imagino que más ilusión le hacía brillar?

-Bueno, se dijeron tantas cosas… La verdad es que la única razón de mi salida fue que deportivamente no estaba teniendo los minutos que yo quería. A pesar de mi juventud, no me sentía importante en el equipo. Había grandes jugadores en aquella época en el Sevilla y era muy complicado… Al perder yo mismo la confianza en mí, decidí buscar otro camino… Como bien has dicho, a mí me hubiera encantado triunfar en el Sevilla, y de hecho, aún sigo soñando con ello. Tuve la suerte de debutar, de jugar con el primer equipo, que era lo que soñaba desde pequeño, y a día de hoy me queda esa espinita. Ojalá el día de mañana pueda volver siendo ese jugador importante que no fui en su día. En aquellos años, entre que deportivamente yo no lo hice bien, y lo que se decía de mí, decidí buscar minutos en otra parte.

-Hay una relación especial entre el Sevilla y el Levante, ¿no? Iborra en el camino opuesto, pero Coke, Luna, Ivi, Campaña… Parece que exista una especie de hermanamiento, algún tipo de vínculo emocional entre ambos…

-Sí, la verdad es que no sé si puede llamar hermanamiento, pero sí que, desde la salida de Iborra de aquí hacia Sevilla, muchos hemos venido para aquí. Coke, Luna, incluso Ivi, que aunque creo que estuvo solo dos años allí, es un sevillista más. Lo que está claro es que hay una buena relación entre ambos clubes.

-Sinceramente, a nosotros Ibo nos ha hecho un poco del Sevilla, la verdad. Por cierto, cuando le presento en los partidos en Play Radio, digo que nació con un balón bajo el brazo y una varita mágica en el pie, que es el arte hecho fútbol, y le doy la bienvenida a Don José, el Maestro Campaña, ¿le gusta el mote o quiere que se lo cambie?

-(sonríe) Hombre, ahí mandas tú… Pero bueno, yo creo que es excesivo, ¿no? (ríe) En serio, yo sinceramente te agradezco que me dediques esas palabras. Ayudan, la verdad.

-Me alegro de que así sea. Lo que quisiera ahora es cantar su primer gol en Mestalla…

-Ojalá, la verdad, y ojalá pueda hacer que la gente piense de mí como pensaba el año pasado. Yo voy a dar el máximo de mí, y ojalá todos los levantinistas vuelvan a ver en mí pronto al Campaña del año pasado.

-Que así sea, Maestro. Muchas gracias por atendernos.

-De nada. Ha sido un placer.