Bardhi: "Paco López es la gran razón de por qué estoy jugando así"

Bardhi: "Paco López es la gran razón de por qué estoy jugando así"

Han pasado poco más de 2 meses de la entrevista que, el pasado 8 de marzo, tuve la oportunidad de hacerle a Enis Bardhi. Entonces, el macedonio venía de quedarse fuera de 2 de las 3 últimas convocatorias y apenas había jugado 4 ratitos -96′ en total- en las 15 jornadas anteriores. Sin embargo, estaba ilusionado. 2 días antes, Paco López había realizado su primer entrenamiento en Buñol. Tras él, mantuvo charlas individuales con 4 futbolistas: Campaña, Lerma, Bardhi e Ivi.

Aquella conversación empezó a cambiarlo todo, y hoy, el internacional macedonio vuelve a ser, como al inicio del campeonato, el hombre de moda del mismo. 9 goles en Liga, 5 en las 4 últimas jornadas, es decir, desde su regreso a la titularidad, son su tarjeta de presentación. En San Mamés sacó a relucir su cañón; ante el Barça, demostró que puede meterlos de todos los colores, en juego, con la derecha, o con la izquierda. Su sonrisa actual es la de un levantinismo que le adora y que no entiende cómo se pudo desperdiciar durante media Liga su talento descomunal. Por fortuna, Bardhi ha vuelto. Y El Francotirador macedonio, el líder supremo del Enisbardhismo, tiene claro el motivo…

 

CARLOS AYATS / LA ENTREVISTA

-Recuerda cómo estaban las cosas cuando hablamos hace un par de meses…

-Sí, cómo no voy a recordarlo…

-Es increíble como ha cambiado todo desde entonces… Y como colofón, doblete y victoria ante el Barça…

-Estos dos días estoy viviendo un sueño. Sé que puedo hacer buenas cosas. Estoy muy feliz, muy contento, por mi trabajo y, sobre todo, por el equipo.

-La gente se pregunta cómo ha podido estar medio campeonato sin ser titular, ¿le guarda rencor a Muñiz?

-No, no. Yo siempre digo que respeto mucho las decisiones de cada entrenador. A veces el fútbol es así. Atravesamos un mal momento y él decidió que yo no debía jugar. Quería defender, o no sé bien qué táctica quería emplear… Yo lo respeto, pero sabía que algún día iba a volver a demostrar a todos que puedo jugar bien.

-¿Se acuerda de lo que le dijo Paco López el primer día?

-Sí, siempre (ríe). Por supuesto. El primer día me dijo que yo era muy importante para este equipo, que sabía que no estaba muy bien de preparación física y que iba a ir entrando poco a poco. Me dijo que confiaba en mí, que sabía lo que yo era capaz de hacer… Paco es honesto. Fue muy honesto y muy directo conmigo. Sabe lo que quiere de un jugador. Además, con él tengo a alguien con el que puedo hablar, ser yo mismo, jugar mi juego… Antes no tenía la oportunidad de hablar, de decir por qué estaba teniendo problemas, por qué no me estaba sintiendo bien… Y ahora con Paco puedo hablar de muchas cosas. Siempre que le necesito, él está ahí para hablar. Y no sólo para mí, está para todos los jugadores. Te hace sentir muy cómodo. Paco es la razón, la gran razón de por qué estoy jugando así.

-Su plan se cumplió perfectamente, ¿no? Minutos en Getafe, ante Las Palmas y en el Wanda, alternados con 3 partidos en el banquillo, y llegó San Mamés. Y allí, el míster decide ponerle en banda de inicio, ¿cómo se gestó aquello?

-Antes de San Mamés, jugué ahí contra Las Palmas y él me dijo que estaba muy contento con mi trabajo, que había visto que podía jugar también en banda, no solo de ’10’. Yo le dije que sí, que sí que puedo. Entonces, para Bilbao, me dijo que jugase libre, sin presión. “Sal y juega”, dijo. “Go inside and play” (ríe de nuevo). Me da confianza. Le miro y veo que de verdad confía en mí, que no lo dice para evitar que algo me siente mal, ¿entiendes? Cuando él habla, se le ve que confía en nosotros, y eso es lo más importante para un equipo. Y para un jugador.

-Y la lió en San Mamés…

-(sonríe) Yo siempre digo que necesito ayuda, y este equipo me ayuda siempre, los compañeros, el entrenador, todos… Y cuando yo me siento cómodo, con confianza, sé que puedo hacer bien las cosas. En San Mamés, estuvimos todos muy bien. Yo marqué los dos goles de falta y creo que mi confianza y la del equipo se fueron muy arriba.

-Volviendo al tema de su posición, son muchas las voces que opinan que estaría mejor en el centro. En cualquier caso, se mueve con mucha libertad, ¿no?

-Paco me dice siempre que puedo ir hacia dentro, que puedo ir hacia fuera, que puedo moverme por donde quiera. “Solo tienes que buscar el balón”, me dice. Y a mí me da igual la posición. Disfruto el partido, y eso es lo más importante para mí. También, en banda, cuando hace falta trabajar, lo hago. Siempre.

-Imagino que percibe que la afición le adora, están construyendo nuevas iglesias en todo el país, ha nacido una nueva religión…

-(ríe) Sí, lo sé. Siempre intento ser yo mismo en el campo, y cuando lo soy, puedo ayudar. Me hace muy feliz ver que la afición está contenta con mi trabajo. Me encanta. Y cuando eso es así, no necesito nada más.

-Lleva 5 goles de falta habiendo jugado menos de la mitad del campeonato, y está a tan solo uno del récord de Ronaldinho y Messi. A sus 22 años, ¿no le impresiona ver su nombre al lado de dos de los mejores jugadores de todos los tiempos?

-Escuchar cosas así me da fuerzas, me motiva mucho para trabajar. Los libres directos son un buen arma mía, algo que tengo para ayudar en el campo al equipo. El fútbol es algo colectivo, y siempre necesitas a alguien que te dé soluciones en ese sentido. El equipo me hace sentir muy cómodo. Ellos saben que yo tiro bien, y buscan que tengamos más faltas para tirar.

-De todos modos, Enis Bardhi lleva también 4 goles con balón en juego, es decir, que no solo sabe marcar de libre directo. Que le pregunten a Ter Stegen…

-Sí. Siempre, cuando miro los periódicos, todo es Bardhi y las faltas, Bardhi y las faltas, Bardhi y las faltas… Pero yo también puedo marcar goles con el balón en juego. No es que solo tenga que esperar a que llegue una falta. Aunque a veces no tienes otra oportunidad.  Pero por ejemplo, contra el Barça, cuando tuve la primera oportunidad con la izquierda y la tiré al larguero, sabía que una más iba a tener. Solo esperaba una pequeña oportunidad (sonríe), y llegó Campaña, que me dio un muy buen pase, y luego Roger, que me regaló otro. Ese también es mi tipo de juego, el que necesito para marcar.

-Vamos, que ya solo le falta de cabeza…

-Me falta pero es muy difícil (ríe abiertamente), ese es muy difícil…

-¿Ha marcado alguna vez de cabeza?

-Sí, 1 o 2 creo (ríe de nuevo), pero sin portero…

-¿Le costó mucho que le dejaran el ’10’?

-Cuando vine, me dieron el ‘5’, que estaba libre, y luego, al irse Rubén, quedó el ’10’ y me dijeron, quédatelo mejor tú y déjale el ‘5’ a alguien que sea defensa. Yo dije “vale”, el ’10’ es un número que me gusta mucho.

-Su cláusula es de 25 millones de euros. Dígame por favor que no le están mareando de otros equipos…

-No, no. La gente sabe que yo estoy concentrado en lo mío, en el Levante. Dejo todo eso para mis representantes. Por mi cabeza solo pasa prepararme para el año que viene, para intentar estar mejor que este año.

-En el Levante, ¿no?

-Sí, sí, sí. Yo soy jugador del Levante.

-Un honor verle defender nuestros colores.

-(sonríe) Muchas gracias.

-Gracias a usted.